Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Pedro Tarak: “Las Empresas B son una solución concreta para el mundo”

El primer día de las Jornadas de Ciencias Económicas finalizará con un panel que tratará la temática de las empresas de impacto social, denominadas Empresas B. El panel está compuesto por Pedro Tarak, co-fundador del Sistema B, especialista internacional en esta temática y 3 emprendedores mendocinos de las empresas Reciclarg, Xinca y Energe.

28 de agosto de 2016, 17:57.

Pedro Tarak: "Las Empresas B son una solución concreta para el  mundo"

Ampliar imagen


 

Pedro Tarak fue co-fundador de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales en Argentina y, también co-fundó Emprendia, la primera B Corp en Argentina. Se convirtió en un miembro de la junta y accionista de Guayakí, una firma de bebidas que incluye la reforestación como proceso de regeneración y conservación de los ecosistemas y la inclusión social de las comunidades indígenas en su negocio principal. Además, es co-fundador del Sistema B, una organización dedicada a la promoción de B Corps en América del Sur.

“Los sistemas de producción de vida se están reduciendo por la acción humana inconsciente. Existen recursos finitos que se están comenzando a agotar y provocan un cambio en el medio ambiente, lo cual afecta a toda la población. Si varios animales se están extinguiendo, ¿Por qué pensamos que nosotros no nos vamos a extinguir?”

La capacidad de regeneración de la Tierra está sobrepasada y, actualmente, nuestro continente es el más desigual. El Estado y la sociedad civil tienen un papel importante, pero su acción ya no es suficiente, dada la rapidez con que perdemos los servicios de los ecosistemas y la profundidad de la desigualdad. Era necesario que el sector empresarial comience a crear valores para la sociedad y no solo para los accionistas. Bajo esta concepción surge la necesidad de pensar en empresas que generen un impacto social, cultural y ambiental positivo, con transparencia de sus acciones. Se habla de una evolución de la economía que trasciende las ideas de capitalismo y socialismo para llegar a un nivel más profundo: empresas que adjudiquen valor al “nosotros”, al “yo” y a la Tierra. Se trata de una economía donde el éxito se mide por el bienestar de las personas, de las sociedades y de la naturaleza.

Los objetivos de las Empresas B son: disminuir la pobreza, reconstruir comunidades, preservar el medioambiente, crear buenos lugares donde trabajar y mejorar la calidad de trabajo.

“Las empresas B amplían el deber fiduciario de sus accionistas y gestores para incorporar intereses no financieros, cumpliendo un compromiso a generar impactos positivos socioambientales, operando con altos estándares de desempeño y transparencia”. Por lo tanto, se amplía el concepto de responsabilidad fiduciaria para incorporar los intereses de los trabajadores y las comunidades en la toma de decisiones en el directorio, para aumentar la diversidad de intereses y de integrar en los objetivos todas las cuestiones de la humanidad. “Esa es una novedad hasta en el socialismo de estado, que tampoco ha integrado lo social con lo ambiental”.

Lo positivo de este modelo empresarial es que busca la sustentabilidad de la gobernanza y del mismo modelo en sí. Busca en la microeconomía la integración de todas las partes y el modo de articular lo económico con lo ambiental y lo social y así llevar a delante el negocio. Por eso se afirma que las empresas B no buscan ser las mejores “del” mundo, sino las mejores “para” el mundo.