“No somos tan racionales como creemos”

La charla “Neuroeconomía y epistemología”, a cargo del economista, docente y consultor Laza Sebastián, consiste en presentar un nuevo enfoque económico a través de las neurociencias cognitivas que están impactando en todas las ciencias sociales. La misma se realizará el día Lunes 29 de agosto a las 15:00hs en la Sala D (anfiteatro 5) Edificio de Gobierno.

23 de agosto de 2016, 16:01.

"No somos tan racionales como creemos"

Sebastián Laza Docente de la Facultad de Ciencias Económicas Ampliar imagen


“Neuroeconomía y Epistemología” es una de las charlas que se realizarán en las Jornadas de C. Económicas para explicarnos cómo se involucran los sentimientos en la toma de decisiones de los agentes económicos. 

El 29, 30 y 31 de Agosto se realizarán las Jornadas de Ciencias Económicas con el propósito de dar a conocer los aportes científicos logrados por los docentes e investigadores de la Facultad. Las mismas se realizan en nuestra Facultad y están destinadas a docentes, alumnos y público en general.

El supuesto del “homo economicus” (alta racionalidad de los agentes económicos) ha sido clave para la construcción de la teoría económica moderna. La premisa de racionalidad que se impuso en economía es la del ser humano hiper- maximizador, tendiente siempre a evaluaciones  cuasi-perfectas costo-beneficio como sustento de cada decisión económica. Éste es quizás el supuesto fundamental sobre el cual los neoclásicos construyeron la teoría económica moderna, y que aún hoy tiene vigencia, si bien ya ha recibido numerosas críticas, las más recientes provenientes de la Economía del Comportamiento y la Neuroeconomía.

La charla “Neuroeconomía y epistemología”,  a cargo del economista, docente y consultor Laza Sebastián, consiste en presentar un nuevo enfoque económico a través de las neurociencias cognitivas que están impactando en todas las ciencias sociales. La economía no está ajena a esta revolución. Todos los nuevos conocimientos del cerebro humano, manifestados a través de la conducta,  se están comenzando a incorporar en una teoría económica. Es un camino difícil y complicado porque la teoría económica tradicional está impregnada de matemáticas y de conductas supuestamente ultrarracionales de los agentes económicos. Pero las neurociencias demuestran lo contrario. “Los seres humanos  no somos del todo racionales y gran parte de nuestro comportamiento tienen un componente más emocional que racional, entonces nuestras decisiones se alejan de ese óptimo que tiene hoy la teoría económica. Vamos a hablar de estas contradicciones, anomalía y matices”.

La neuroeconomía es la combinación de la neurociencia, la economía y la psicología para estudiar el proceso de elección de los individuos. Todos estos nuevos conocimientos sobre cómo se generan las emociones los pensamientos y la verdadera toma de decisiones en los seres humanos se van a ir incorporando de a poco en las ciencias económicas con un mayor impacto en la administración. “Es el siglo del estudio del cerebro y va a revolucionar todas las ciencias sociales”.