Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

El compromiso social y la lógica de la eficiencia social - Por Osvaldo Roby

Retrocedamos 16 años. Estamos nuevamente en el 2002. El panorama socio económico es desolador. La pobreza, la mortalidad y la desnutrición infantil disparadas a niveles impensados, en el contexto de una crisis política e institucional y, consecuentemente, económica que dejó al estado sin poder de respuesta frente a las crecientes necesidades de los ciudadanos más vulnerables y, entre ellos, especialmente los niños. Es el momento de las OSC (Organizaciones de la Sociedad Civil). La sociedad creando y cuidando sus organizaciones tomó el protagonismo en la dura tarea de asistir primero y defender luego los derechos de los más marginados.

26 de octubre de 2017, 10:49. Fuente: http://www.ciudadanodiario.com.ar/o/2017-10-23-18-29-22-el-compromiso-social-y-la-logica-de-la-eficiencia-social.

El compromiso social y la lógica de la eficiencia social - Por Osvaldo Roby

Ampliar imagen


Valores personales y sociales tuve, desde que tuve conciencia, pero las consecuentes acciones trascendentes habían sido esporádicas y no sistemáticas hasta ese momento. La oportunidad del cambio vino de la mano de la crisis y de un pequeño grupo de empresarios, profesionales y estudiantes bajo la idea de poner en marcha algo de lo que no había escuchado hasta entonces: un Banco de Alimentos. Un banco que capta alimentos en lugar de dinero, que los distribuye en lugar de acumularlos. Un banco que atiende el problema del hambre y la malnutrición para cumplir su misión de defender el derecho de alimentación de los niños y enseñar más que asistir. Un año más tarde, ese mismo pequeño grupo de utópicos pragmáticos –al cual ya me había sumado casi incondicionalmente- fundó VALOS con la visión de una Mendoza mejor para todos y la misión de promover la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) para aumentar la cantidad de empresarios, profesionales y ciudadanos socialmente comprometidos. Pocos años después, del seno de VALOS, surgió Nuestra Mendoza con el objetivo de aumentar y mejorar la participación ciudadana en el ámbito público. La idea que subyace es aprender a participar en la creación, administración y cuidado de lo que es de todos: los bienes públicos. La única forma de garantizar una sociedad más equitativa. En este devenir muchas iniciativas, programas, y organizaciones fueron surgiendo a partir del maravilloso grupo de personas que oportuna y sucesivamente fue aportando a cada una de nuestras organizaciones. Uno de los más recientes fue la creación de la Maestría en Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible de la UNCuyo (MRS) en convenio con VALOS y el IARSE (Instituto Argentino de RSE) muy cerca de culminar su primer año de dictado.

Volvamos al presente. Han pasado 16 años desde mis primeras tímidas acciones sociales en OSC.  ¿Qué pasó en el camino?

Pasó mucho. Cada minuto que entregué volvió en horas de reciprocidad. Cada persona que conocí en esta tarea se transformó en un amigo. Cada pequeño gesto de apoyo entregado volvió en mil formas de amor. Lo personal fue y es riquísimo e indescriptible.

Pero lo verdaderamente importante es lo otro, lo organizacional. La experiencia exquisita de haber podido sumar a nuestro compromiso social las competencias de un gran equipo interdisciplinario de voluntarios convencidos de la necesidad de ser “socialmente eficientes”. Con la mirada puesta en problemas sociales sorprendentemente crecientes durante esta década y media, todos teníamos tácita y explícitamente muy claro que debíamos ser altamente eficaces y eficientes en el cumplimiento de nuestros objetivos sociales. Para lograrlo aplicamos muchos criterios o principios entre los que destaco: crear y cuidar las organizaciones necesarias; trabajar siempre en equipo; ejercer un liderazgo transformador, rotativo y situacional; tener siempre presente que los objetivos trascendentes son más importantes que nuestros egos y nuestras necesidades individuales (de reconocimiento, afecto, etc.); administrar sistemática y profesionalmente todos los recursos escasos, principalmente los humanos y los económicos; y generar todas las sinergias posibles trabajando en red con otras OSC como lo hacemos en “Entrelazados”.

Hoy es un buen momento para celebrar y para invitar a la sociedad mendocina a sumarse y colaborar mediante la celebración. Por ello, desde el año pasado invitamos a la cena “Valores que Alimentan” con el objetivo de recaudar fondos para Banco de Alimentos Mendoza que desde hace 16 años trabaja para mitigar el hambre, rescatando alimentos que no se pueden comercializar, evitando su destrucción y logrando un debido recupero y redistribución de los mismos; además de acercar, desde la educación, las posibles soluciones a la problemática del hambre. Y VALOS que, pronto a cumplir 15 años, sigue en el camino de promover la Responsabilidad Social y el Desarrollo Sostenible en las empresas mendocinas, siempre invitándolas a pensar y accionar en beneficio de las comunidades que las rodean. La cena Valores que Alimentan se realizará en el Centro Logístico Andreu - empresa que colabora desde sus inicios con las organizaciones- y que abre sus puertas el 10 de noviembre para este segundo encuentro, mostrando una vez más el permanente compromiso empresarial y personal de cada uno de los miembros de la familia Andreu.

Fuente: http://www.ciudadanodiario.com.ar/o/2017-10-23-18-29-22-el-compromiso-social-y-la-logica-de-la-eficiencia-social